martes, 26 de enero de 2010

Poderes Mutantes

En muchos comics, series y películas de ciencia ficción hemos visto presentada la idea de como variaciones o mutaciones en el código genético de un individuo pueden hacerle desarrollar ‘poderes mutantes’ que les dan capacidades sobre-humanas. Seguro que a muchos de nosotros, especialmente como niños, ese tipo de historias nos parecían fascinantes. Pero lo que a mi me ha parecido siempre aún más fascinante, es cuando descubrimos que la ciencia-ficción a veces llega a tener un roce con la realidad.

Quienes vean la serie de Heroes sabrán que hay un personaje, Emma Coolidge, cuya habilidad consiste en que, a pesar de ser ciega, ella es capaz de ver el sonido como si fueran luces de colores. Lo interesante aquí es que este ‘poder’ es una capacidad que, de hecho, tiene una base genética y se manifiesta realmente en algunas personas.

Esta condición se conoce como sinestesia y en general se describe como una ‘mezcla’ dentro de nuestro cerebro de diferentes estímulos que percibimos con los sentidos. El caso más común es cuando, por ejemplo, una persona ve las letras o números de ciertos colores particulares. Una persona podría ver al número ‘2’ como rojo, y al ‘5’ como verde. La mayoría de las personas, si nos presentan una figura como la de la derecha, tenemos problemas en distinguir a los números ‘2’ de entre todos los ‘5’s. Pero para una persona con sinestesia, el triángulo formado por los ‘2’s inmediatamente ‘salta’ a la vista. La asignación de colores es, además, automática, involuntaria y consistente para cada persona. Esto es, si una persona ve al ‘2’ como rojo, siempre lo va a ver como rojo.

Otro caso similar, y también de los más comunes, es cuando las personas asignan colores a los días de la semana. O, como en Heroes, cuando los sonidos se convierten en estímulos visuales. Otras manifestaciones de este fenómeno incluyen el asignar sabores a las palabras , o el tener mapas mentales en los que una persona experimenta la ‘posición’ de los números.

Diferentes personas, como se podrán imaginar, experimentan la sinestesia en diferentes grados de intensidad. Se estima que 1 de cada 23 personas experimentan algún tipo de sinestesia, mientras que 1 de cada 90 tienen sinestesia del tipo grafeme-color (asignar colores a números y letras).

Como ya mencioné, estudios han mostrado que la sinestesia tiene un fundamento genético o, en otras palabras, tiende a heredarse de padres a hijos. Pero, ¿cómo es exactamente que la sinestesia ocurre en el cerebro? Neurólogos han estudiado este fenómeno por años, y las primeras hipótesis tenían que ver con señales en el cerebro filtrándose en otras áreas cercanas. Por ejemplo, señales que transmiten información sobre los sonidos que provienen de nuestros odios se podrían estar filtrando en la parte del cerebro que procesa los estímulos visuales.

Estudios más recientes, sin embargo, sugieren que algo más complicado e interesante está ocurriendo. En un experimento realizado por el equipo del Dr Jamie Ward en el Reino Unido, se encontró que el desempeño de personas con sinestesia en tests, como el de los ‘2’s y ‘5’s de arriba, se reduce cuando la imagen se muestra sólo por un lapso muy corto de tiempo. Algunos de los participantes del estudio reportaron que sólo podían ver los colores, si es que estaba prestando atención a los números. Esto sugiere que el proceso de atención en el cerebro juega un papel importante en la sinestesia.

Otra pieza clave viene de un estudio por Aleksandra Mroczko y sus colegas en el Instituto Max Planck. Ellos encontraron que personas pueden transferir de manera consciente, y en tan sólo unos minutos, las asociaciones de colores de un alfabeto a otro. Para mostrar esto los investigadores entrenaron primero a diversos participantes con sinestesia a asociar números y caracteres con los símbolos de un nuevo alfabeto desconocido (ellos usaron el alfabeto glagolítico). Finalmente, para mostrar objetivamente que el ‘color’ de las letras se había transferido también al nuevo alfabeto, los investigadores realizaron una prueba de Stroop.

La prueba de Stroop es, de hecho, un experimento muy sencillo y divertido que muy posiblemente ya han visto antes. La prueba consiste en tratar de decir el color que tienen y no lo que está escrito en las palabras siguientes: verde, azul, rojo. Notarán que es difícil ignorar lo que dice la palabra, y esto hace que uno tenga un ligero retraso en contestar la respuesta correcta. En el caso de los investigadores del Max Planck, ellos mostraban los caracteres del nuevo alfabeto con tinta de diferentes colores, y los participantes tenían o no dificultad para decir el color de la tinta dependiendo de si el color coincidía o no con el que ellos asociaban a ese caracter.

Esto es extremadamente interesante, y muestra que los colores no están asociados, por ejemplo, a la forma particular que tiene el caracter de la letra ‘A’ sino al concepto abstracto de ‘A’. Es la ‘A-dad’ de la ‘A’ la que tiene el color rojo, no el símbolo ‘A’.

Ya para terminar, las últimas piezas de evidencia vienen de la neuroanatomía, donde se estudia la forma y disposición de componentes en el cerebro. Lo que científicos en esta área han encontrado es que personas con sinestesia tienen un mayor volumen de materia gris, además de conexiones novedosas—que la mayoría de la gente no las tiene—distribuidas en todo el cerebro. En efecto, mucho más que un simple ‘corto circuito’, la sinestesia parece ser una novedosa capacidad que se puede desarrollar en el cerebro humano.

Como anécdota personal, yo no parezco tener nada parecido a lo que describo aquí como los casos más impresionantes de sinestesia. Pero si recuerdo, especialmente estando más chico, haber experimentado algo similar al asociar de manera involuntario a los nombres de algunos familiares con colores. Y no es la persona, sino el nombre, la palabra, la que tiene el color. Por alguna razón para mi ‘Gerardo’ siempre ha sido azul. ¿Han tenido o tienen ustedes algunas experiencias similares?

Fuentes principales: [1], [2].

7 comentarios:

Rochy dijo...

Que padre :D, había escuchado un reporte al respecto en "the skeptics guide" (y sus debrayes acerca de la evolución humana :D), pero no lo había entendido muy bien los detalles, en especial lo de transladar sus asociaciones de un alfabeto a otro.

Yo no tengo asocaciones tan claras como las de la sinestesia, por ejemplo tengo images de los días de la semana, meses y años, pero creo que a veces están muy asociadas al español, a la palabra y no al concepto. También tengo una imagen sobre los números, algo como "en qué posición van". Creo que es porque de chica tenia un reloj de juguete, y me imaginaba que el resto de los números 13,14... seguían hacia arriba y a la derecha, como si fueran a seguir en espiral. Y esta "posicion" es independiente del idioma.

Por otro lado, ya empecé mi nuevo blog, y me gustaría citar una parte de tu post de "Mala ciencia" (con el debido crédito) si puedo Juanito? :D.

juan antonio dijo...

Hola Rochy!! Que gusto verte por aquí :D En efecto lo de la sinestesia lo escuché primero con los skeptics, primero en un episodio hace algo como un año, luego en el otro episodio más reciente, y un poco más de los detalles con las noticias recientes los encontré en el blog de Steven Novella. Desde la primera ves que lo escuché me pareció impresionante, en especial porque esto nos va dando poco a poco una idea de cómo es que funciona nuestro cerebro, ¡otra cosa que me apasiona!

Esta interesante también lo que dices de los números, me llama la atención que en otras descripciones de "mapas" que he encontrado en la red, muchos tienden a comentar algo parecido con la forma del reloj.

¡Y por su puesto que me puedes citar en tu blog! ¡Eso sería todo un gusto para mi! Ya te estoy siguiendo por allá para ver las cosas nuevas que publicas. ;-)

Saludos!

AreLi dijo...

Ví un día un método para enseñar música a los niños donde se asocian las notas a los colores... Más información:
http://www.piensabrainmedia.com/content/de-que-color-escuchas-de-que-sonido-ves

Pau F dijo...

Yo voy a ser la que no se toma nada en serio aqui: en la uni teniamos una compañera que las cosas le "sabian a diferentes colores", pero jamas le creimos porque era la tipica que en cada clase a ella le pasaba algo como lo que estabamos estudiando jajaja.
vaya no digo que la sinestesia no sea un fenomeno interesante, pero esta chava le quitaba lo interesante a todo jaja

juan antonio dijo...

Areli, gracias por el link. Suena interesante, es plausible y seguramente para algunos niños funcionará más que para otros. En el artículo de Wikipedia hablaban también de compositores famosos que hacían esto de asociar notas musicales con colores.

Me encantó la sección al final sobre la ‘cromoterapia’ que empieza: “Aunque actualmente no tiene validez científica, ...” y continua con una serie de afirmaciones completamente sacadas de la manga. :P

Pau! Gracias también por el comentario, y por compartir también la anécdota. Jeje.

AreLi dijo...

Juan, no había leído el final de la sección, está en la página 2 y no pase por ahí. Leí el PDF y ví la entrevista que le hacían a la creadora del método. Dicha entrevista ya no la pude encontrar en la revista. Tal vez borran ciertos archivos. Encontré un video en Youtube que creo que es del mismo método.
http://www.youtube.com/watch?v=XEoz_cYkErY
P.D. Me gustó que usaras "Me encantó" en lugar de "Es ridícula". ;)

juan antonio dijo...

Areli, apenas me di tiempo de contestar comentarios pendientes y de ver también el video que compartes. La verdad que si está interesante la idea propuesta! Por lo menos se ve muy divertida :D jaja