sábado, 12 de agosto de 2006

Ouroboros

Nada. Vacío. Parece que no hay nada por aquí. Y al mismo tiempo, es inmenso. Todo lo que existe esta allí. Justo allí. Al frente. De pronto, en medio de la nada, surgen puntos de luz llenando todo lo que estaba vacío. Muchos puntos. Diminutos. Un gran vacío lleno de más de cien billones de puntos. Algunos cerca de otros forman pequeños grupos. Otros se mantienen alejados y rodeados sólo de vacío. Los puntos son diminutos, pero cada uno de ellos está formado por aún más puntos. Nubes de puntos. Densas nubes de puntos. Desde decenas hasta miles de nubes forman a cada uno de los puntos originales. Hace frío. Mucho frío.

Uno de los grupos tiene como treinta o cuarenta nubes. Nada parece moverse y, al mismo tiempo, algunas de las nubes parecen girar al rededor otras. Unas son grandes, otras más pequeñas. Tienen formas diferentes. Algunas parecen puntos gordos de luz, otras los restos regados de algo que se rompió en mil pedazos al caer al suelo. Hay también formas más peculiares. Hay remolinos. Hay espirales. Hay estructura.

Y habiendo tanto espacio vacío en todas direcciones, una de las espirales se encapricha en formar un disco plano. Cuatrocientos billones de puntos brillantes, gas y polvo, forman los cuatro brazos de la espiral que rodean a la zona brillante de luz en su interior. La nube de puntos parece muy densa y, al mismo tiempo, la distancia entre un punto y otro es inmensa. Los puntos también se mueven pero, a esta distancia, todo parece aún estático e inmóvil.

Pero estos puntos son diferentes. No están hechos de "más puntos". No. Cada uno de ellos es una gran esfera que emite constantemente luz sin parecer agotarse nunca. Son calientes, arden. Entre tanto espacio frío y vacío hay esferas de luz llenas de energía y de calor.

Una de las esferas, al igual que ocurre con casi todas ellas, se encuentra rodeada por fragmentos de rocas. Una decena de rocas diminutas, cientos de piedras aún más pequeñas, e incontables fragmentos de tamaño insignificante; todas siguiendo complicadas trayectorias al rededor de la esfera luminosa.

El movimiento es lento y escaso. Sólo en una de las rocas, la quinta de ellas en tamaño, parece haber más actividad. Una canica azul cubierta de manchas blancas sin forma. Debajo de las manchas blancas casi toda la superficie es azul, salvo algunas zonas con un tono más obscuro entre verde y café. Tanta diversidad de colores cuando antes no se podía ver nada más que blanco y negro. Más color, más diversidad y más movimiento. Pero sólo un poco más.

Esparcidos por las áreas cafés-verdosas hay también algunos sitios pequeños, poco más de mil de ellos, cuyo tono se torna un poco gris. En estos sitios grises se puede observar mucha más estructura. Lineas cruzan de un lado a otro como tratando de imponer un orden en algo que no lo tiene. Y hay mucho más movimiento. Seres pequeñitos van y vienen de un lado a otro sin parecer tener un destino claro.

Uno de estos seres, escondido en una caja de un tono azul claro, está sentado frente a una máquina llena de botones con letras. Mira de frente una pantalla con un gran cuadro blanco vacío. Quiere escribir algo, pero aún no sabe qué.

De mi vida? No. Mi vida no es muy interesante. Qué tal del... clima? No, muy aburrido. Anda, piensa, debes de tener algo interesante que decir. Escribe lo primero que te venga a la mente.

Nada. Vacío.

Mmm. Así no vamos a llegar muy lejos. Una idea, una idea. Ya se, cuenta una historia, de... algo... de algo... interesante!. Jaja, a este ritmo voy a acabar escribiendo algo de como no se me ocurre nada que escribir. Mmm... no, ya, en serio. Vamos. Una idea. Creo que no se me ocurre ninguna idea.

Parece que no hay nada por aquí.

Nada, nada, nada... y si hablo de... todo? de todo lo que hay!? sí! de todo! puedo hablar del universo! y de... de las galaxias, y como forman grupos... y... y luego, nos fijamos en nuestra galaxia, que esta rodeada de otras galaxias cercanas, cuántas serán?.. bueno, no importa... entonces está nuestra galaxia, la vía láctea, y luego.. pues hay estrellas, las galaxias están formadas de estrellas, y los planetas, que giran, y las lunas, y cosas, bueno, las cosas que giran al rededor del sol y... entonces llegamos a nuestro planeta, a la tierra, y nos seguimos acercando y vemos, pues.. pues vemos ciudades.. si, las ciudades más grandes se podrán ver... hasta que llegamos, a... pues aquí, por qué no.. si llegamos a aquí, donde estoy yo escribiendo y sin muchas ideas y luego.. pues se me ocurre una gran idea... y en un frenesí de palabras describo en un sólo párrafo todo lo que se me va ocurriendo.

Y... luego? Qué pasa después? Lo más normal sería que comenzara a escribir la historia, del universo y eso, no? Pero... no se... siento que... ya está escrita. Ya la leyeron, o no? Y entonces... Yo? ¿Quién soy yo? ¿Un personaje de la historia? ¿Producto de mi propia imaginación?

10 comentarios:

Hekanibru dijo...

¿El Juan imaginativo creó al otro o al revés? jajajja. ¡Está genial!

Rochy dijo...

Que chido :D, pues mejor que seas una idea, por que "las ideas viven para siempre" no?

Anónimo dijo...

Me sorprendes Juan!. "La imaginación es generosa y desprendida, la inteligencia calcula y se aferra a lo que sea". Saluditos! Gaby

Anónimo dijo...

Y entonces... Yo? ¿Quién soy yo?

Hijo de Dios, estas aqui para amar, conocer y servir a Dios, y eso es la verdadera felicidad del hombre. Que te hace plenamente feliz, que te llena, vivir el amor de Cristo intensamente, vivir el cielo aqui en la tierra.

Todos tenemos un hambre infinita del amor de Cristo, verdadera vida, a veces no estamos concientes de eso y buscamos llenarla con otra persona, o con dinero, trabajo, cosas materiales, prestigio, vicios. El único que puede llenar esa hambre es Dios, eso se hace a través de la oración y a través de la comunión. Imaginen cuanta gracia, tiene el Señor, ahora imaginenla dentro de ustedes, no cabe, se empieza a derramar, se derrama en la gente que tienes cerca. Ahí esta la verdadera felicidad.

El amor de Cristo es tan grande, que cuando yo te amo a ti Juan Antonio, amo a mi familia, tu familia, Dios, Jesús, toda la gente que ha nacido, y que nacerá.

Todos conocemos a Cristo, desde que nacemos, y esta con nosotros hasta la eternidad, el es nuestra propia vida, el amor de nuestros padres, de nuestra familia, de nuestros amigos, de la gente que tenemos cerca. Debemos reconocer que lo conocemos, es verdadera vida, verdadera felicidad, esta en todas las personas que tenemos cerca, TODAS, en el amor de Cristo nosotros conocemos inmediatamente a las personas que incluso se presentan a nuestra vida por primera vez.

"Allí donde están vuestras aspiraciones, vuestro trabajo, vuestros amores, allí está el sitio de vuestro encuentro cotidiano con Cristo. Es, en medio de las cosas más materiales de la tierra, donde debemos santificarnos, sirviendo a Dios y a todos los hombres.

En la línea del horizonte, hijos míos, parecen unirse el cielo y la tierra. Pero no , donde de verdad se juntan es en vuestros corazones, cuando vivís santamente la vida ordinaria..."

¿Un personaje de la historia?

Eres único y al mismo tiempo todos

¿Producto de mi propia imaginación?

De Dios.

Nota: Santificar, significa hacer la voluntad de Dios, la voluntad de Dios viene por su palabra en el nuevo testamento y a través del espíritu santo. Cuando una persona hace la voluntad de Dios es plenamente feliz, por que Dios amor infinito. Dios no habla a través del Espíritu Santo, y es una bendición, todas las cosas bonitas, amor, vida, felicidad, paz, alegría, entrega, valentía, servicio, dar a los demás, vienen del Espíritu Santo, debemos estar concientes que eso nadie nos lo puede quitar, nunca jamás. Estar concientes de que todos los corazones son buenos, y que a veces las cosas de mundo lo confunden (soberbia, violencia, escándalo, sensualidad, egoismo) todas esas cosas son mentiras y pues lo unico que hay que hacer con eso es desecharlas, olvidarlas. Ayudar a los demás a que se enteren que esas cosas son mentiras y que vivan intensamente el amor de Cristo Jesús.

Y... luego? Qué pasa después? Lo más normal sería que comenzara a escribir la historia, del universo y eso, no? Pero... no se... siento que... ya está escrita. Ya la leyeron, o no?

La estamos viviendo, conociendo y viviendo el amor de Cristo Jesús.

Sakuraluna dijo...

¿Quien eres tu? Eres quien eres, tu eres tu.

Si te definieses como algo mas, dejarías de ser tu para ser algo mas.

juan antonio dijo...

¡Gracias Héctor, Rochy y Gaby por sus comentarios! Muchas gracias tambien a otros que me hicieron llegar comentarios por email o en el msn. Me da gusto que les haya parecido divertido el cuentito :-D.

Anónimo, estoy también de acuerdo en muchas cosas de las que dices. Creo que el regalo más grande que Dios nos dió es nuestra vida misma, y la libertad de tomar en ella nuestras propias decisiones. Yo estoy muy agradecido de que Dios me haya dado esta oportunidad de imaginar y crear personajes que se imaginan que se crean a si mismos.

Y, Sakuraluna. No puedo estar más de acuerdo contigo. Dijiste lo que dijiste y no hay más. Porque si hubieras dicho otra cosa, no habrias dicho lo que dijiste sino otra cosa.

juan antonio dijo...

Por cierto, muchos me han preguntado que que onda con el título. Si tienen curiosidad aquí pueden ver qué es un ouroboros.

Hekanibru dijo...

¡Ah chingá! ¿A qué viene el mega sermón? ¿Me perdí de algo? :S.

Sakuraluna dijo...

Sie… una rosa es una rosa es una rosa XD jaja saludos

mary dijo...

Amo cuando escribes.. me llenan tus letras, tu forma de ver la vida... tu forma de ser... Hoy no trabajo, mañana lo haré...ahorita disfrutaré leerte un rato.
Aunque sigo preguntando como ves a DIOS... o tal vez a veces pienso que en cierta manera lo vemos parecido... pero de la mitad.. donde muchos creen yo jalo para un lado y tu para el otro, que chistoso.

Bueno, seguiré diciendo que estas son cosas que me hacen amarte y enamorarme de ti... por ser tu.