domingo, 17 de enero de 2010

¿Comer, o no comer carne?

Algo que de cuando en cuando me he puesto a reflexionar, especialmente al ir tratando y conviviendo más con personas vegetarianas, es sobre la cuestión de si uno debería o no el incluir a la carne de animales como parte de su alimentación.

Héctor recientemente escribió un post con sus reflexiones, en particular, sobre el hecho de si comer carne es o no moral. En resumen su post concluye que, dado que para poder comer carne se necesita el realizar actos de violencia contra animales, comer carne es definitivamente un acto inmoral.

Yo, por mi parte, estoy de acuerdo con esa conclusión. Hay que hacer énfasis, sin embargo, en que la respuesta a esta cuestión de la violencia contra lo animales no la vamos a encontrar entre un par de “moral e inmoral”, “bueno y malo”, o “blanco y negro”. La respuesta involucrará más bien una escala de grises: ¿Es inmoral ejercer actos de violencia contra una persona? ¿Es inmoral ejercer actos de violencia contra una vaca? ¿Contra un pollo? ¿Contra un pescado? ¿Un huevo? ¿Un insecto? ¿Un molusco? ¿Una planta? ¿Un hongo? ¿Una bacteria? ¿Un virus? Diferentes personas llegarán a diferentes conclusiones, en diferentes circunstancias, y “pintarán su raya” en diferentes puntos de la escala.

Como comentario al margen que no tiene nada que ver, aquí en Alemania hay una cadena de restaurantes italianos llamada Vapiano. Entre sus curiosidades, los restaurantes de esta cadena suelen tener un muro adornado con plantas de diferentes especias. Uno puede ir entonces al muro, tomar una macetita con su especia favorita para llevarla a la mesa, cortarle las hojitas y ponérsela a su comida. A mi la idea de tener a un ser vivo en la mesa, arrancarle pedazos, y comérselos ahí, enfrente de él, me ha parecido siempre algo, uhm, peculiar.

Regresando al punto me parece que, además del aspecto moral, hay otros enfoques que se deben igual tomar en cuenta al reflexionar sobre la cuestión de comer o no carne. Y si algún vegetariano se topa con este post se que aquí van a saltar inconformes, pero un aspecto que me parece a mi también importante es el social. Y es que, hoy en día, ser vegetariano es un inconveniente social.

Muchas veces me ha tocado presenciar, y algunas cuantas ser también el protagonista, de una escena como esta: Alguien invita a sus amigos a comer y prepara algún platillo especial, pero olvida que uno de los invitados es vegetariano, y que el platillo en cuestión contiene carne. La incómoda situación invariablemente sigue con el vegetariano preguntando “¿Uhm, tienes algo que no lleve carne?” y el anfitrión apenado y tratando de improvisar en el momento, “Ehh, ¿una sopa? ¿un taco de ensalada?”. El objetivo de la reunión era compartir con mis amigos algo que considero valioso de mi cultura, y ahora uno de ellos se fue a su casa sin más que una tortilla con sal en el estómago.

El lector atento rápidamente apuntará que todo es culpa del anfitrión. Que un buen anfitrión debería, y eso es lo que después de una o dos metidas de pata uno aprende a hacer, estar preparado y tener siempre una alternativa de comida vegetariana. O de plano no invitar al amigo vegetariano si es que el objetivo principal de la reunión es comer algo esencialmente no-vegetariano. ¿Lo ven? Ser vegetariano es un inconveniente social.

Un lector insistente hará notar que, si todos fuéramos vegetarianos, esto no sería un problema. Y por supuesto estoy de acuerdo pero, en el mundo de hoy, ese no es el caso. Además de que llegar a ese punto involucraría la pérdida de una importante cultura y tradición gastronómica. Sé que este no es un argumento muy fuerte, el que algo se haya venido haciendo por muchos años no quiere decir que este bien hacerlo. Sin embargo también hay que considerar que la cultura gastronómica de muchos países y regiones en todo el mundo, ¡no se diga de México!, está fuertemente basada en la carne.

Dejando a un lado las cuestiones ‘vanales’ sociales, otro aspecto más que se debe considerar—y del que yo no había caído en cuenta hasta muy recientemente—es el impacto que el comer carne tiene sobre nuestro medio ambiente. El argumento más convincente que he escuchado a favor del vegetarianismo está claramente presentado en Home: “Se requieren 100 litros de agua para producir un kilo de papas. 4'000 litros para un kilo de arroz. Y 13'000 litros de agua para un kilo de carne de res. Eso sin contar el petróleo necesario para la transportación del producto final.” Comer carne nos sale, en términos de recursos naturales, muy caro.

Y ya que la mencioné, para quienes no la hayan visto, ‘Home’ es una película que recomiendo ampliamente sobre del problema del desarrollo sustentable. La exposición es muy clara, objetiva y honesta; y la película está disponible de manera gratuita en álta definición en inglés, español, y muchos otros idiomas.

Finalmente, un aspecto más a considerar, es el de la salud. ¿Se requiere comer carne para tener una buena alimentación? ¿Qué tan saludable es comer carne? Sin entrar demasiado en detalles, la evidencia apunta a que una dieta vegetariana es normalmente más saludable, y las personas que siguen una dieta vegetariana suelen tener una vida más larga. Aunque una dieta vegetariana puede ocasionar también una deficiencia de proteínas, hierro, zinc y calcio; es posible también, con el cuidado y atención necesaria, planear una buena dieta vegetariana que pueda compensar y no sufra de tales deficiencias.

Y ya que andamos en el tema, aprovecho para recomendarles este artículo en el blog de Neurológica sobre la evidencia científica que hay detrás de las dietas para perder peso. Y la recomendación que la ciencia nos puede dar para alimentarnos sanamente: ten una dieta variada, basada principalmente en plantas.

Personalmente, mi compromiso ha tratado de ser el reducir mi consumo de carne, trato de ser vegetariano por lo menos dos o tres días a la semana, preferir pollo o pescado a la carne de res o puerco, y en general procurar mantener una dieta más variada y subirle a la cantidad de vegetales. Mi objetivo, sin embargo, no es decirles si deben o no comer carne (o qué tanta), sino hacerles reflexionar sobre los diversos aspectos a considerar, que investiguen, y al final me cuenten también, ¿qué opinan al respecto?

10 comentarios:

Alex Macias dijo...

Hola!

Por casualidad he tropezado con tu blog y me ha encantado. He leído con atención tu post sobre comer o no comer carne. Yo me volví vegetariano hace algunos meses (en parte, gracias a la película Home, la cual mencionas) y definitivamente no es sencillo, sobre todo por el plano social. Créeme, lo de las fiestas no es una cuestión vanal sino de la mayor importancia.

Desde que tomé la decisión de hacerme vegetariano consideré todas las implicaciones de mi nueva dieta, incluyendo las incómodas situaciones que se pueden dar en reuniones, fiestas y demás. Por eso creo que como minoría que somos es deber de los vegetarianos evitar asumir que los omnívoros tendrán simpre un platillo vegetariano cuando nos inviten a sus fiestas. Ni siquiera creo que sea una obligación de los anfitriones a una fiesta satisfacer las restricciones dietéticas de cada invitado.

Considerando eso, lo que yo hice fue optar por llevar siempre algo que pueda comer a las fiestas a las que me inviten. Así, no sólo me aseguro que no terminaré comiendo sólo lechuga o un taco de sal, sino que al compartir mi comida o al menos mostrarle a los demás que no como pasto (como conejo) creo que contribuye a crear más apertura hacia el vegetarianismo. Yo mismo, antes de ser vegetariano, creía que sólo comían lechuga....

Otra cosa, mi compromiso hacia el vegetarianismo es todavía más grande porque soy profesor de Ecología. Simplemente no puedes ser ecologista, o defensor de los animales y comer carne. Me parece tan incoherente como profesar ser católico y practicarse un aborto.... Yo, por lo menos, trato de vivir mi vida de manera coherente. Si los demás no lo hacen, es su problema, pero me encanta señalar la incoherencia...

En fin, saludos y felicidades nuevamente por tu blog.

Rafael Peñaloza dijo...

Hola Juan,

pues tocas algunos de los aspectos que tengo planeados en mi entrada al respecto tambien, y quiero hacer un enfasis en dos puntos, que tu pones separados pero a mi me parecen entrelazados.

Tu dices que no solo es posible vivir de una dieta vegetariana, sino que es incluso mas saludable "con el cuidado y atención necesaria". Esto puede ser cierto hoy en dia, con el impresionante y veloz comercio global que tenemos, pero piensa en que hace incluso unas decadas, eso habria sido imposible en lugares como Alemania, donde simplemente es imposible cultivar ciertos tipos de plantas (por eso la "variada" dieta de papas y carne, tan tipica en ese pais).
Y esto va relacionado con el punto que tocas de que comer carne es "muy caro" en terminos de recursos naturales. La verdad es que esas cifras que das solo cuentan la mitad de la historia y cuando dices "[e]so sin contar el petróleo necesario para la transportación del producto final" pareces dar a entender que transportar la carne tambien sera mas caro que transportar los vegetales, pero al menos en mi experiencia es todo lo contrario.
Si yo voy al supermercado en Dresden, me encuentro con: naranjas y limones importados de Brasil, nueces importadas de Asia, manzanas de Norteamerica, tomates de Espanha y uvas de Italia.
Sin embargo, la carne viene (en su mayoria) de las granjas sajonas, o en su defecto de otras partes de Alemania. Definitivamente, un avion que transporta todas esas frutas a traves de los oceanos contamina mucho mas que las furgonetas que viajan por sajonia llevando la carne y pollos que me como.

Despues me explayare en mas detalle sobre este y otros puntos.

En todo caso, muy interesante tu punto de vista... y lo de inconveniente social, yo tambien lo he vivido y lo peor es que a veces los amigos vegetarianos se lo toman de forma muy personal, cuando no necesariamente es asi. Yo recuerdo un caso de una vez que fuimos a comer a un restaurante en un grupo de 10 personas, de las cuales uno era vegetariano. Tras ver el menu, este pregunto si no habia ningun plato vegetariano y yo, tratando de ayudar, le dije que seguramente habia ensaladas. Este se enojo pensando que me estaba burlando de el!

Bueno, he escrito ya demasiado.
Un saludo.

Ruslán dijo...

yo digo dos cosas:

1) que comeré lo que sea mientras sea sustancioso... y si es vegetariano, que sea doblemente sustancioso, porque luego me da hambre...

y 2) el corrector ortográfico de blogger no sirve... :P

AreLi dijo...

Qué gusto! Un post de Juan!!

Pues antes de comentar más voy checarme todas las referencias que pones. Estoy de acuerdo con casi todo lo que pones.

Por mi parte estoy estudiando y experimentando germinados... Espero pronto tener un post listo.

Rafael Peñaloza dijo...

Esta manhana recorde otra experiencia grave social con un vegetariano. En una ocasion, una amiga vegetariana fue a visitarme a Mexico. Mientras estaba alla, otros amigos nos invitaron a comer. Como sabian que ella era vegetariana, prepararon lo que ellos pensaban que podia gustarle a ella: sopa de cebolla y empanadas de papa.
Pero resulta que la sopa de cebolla estaba hecha con consome de pollo (no con pollo, simplemente con el consome de Knorr), asi que mi amiga vegetariana termino igual sin comer nada. Al final, ella estaba enojada porque no pudo comer, y los que nos invitaron tambien porque le prepararon comida especial que no comio.
Solo para aumentar la lista de anecdotas.

Saludos

juan antonio dijo...

@Alex, muchos saludos y bienvenido al blog! Me da gusto que te haya agradado lo que has encontrado por aquí.

En general estoy de acuerdo con lo que comentas, sobre todo con que un vegetariano no debería en general asumir que ‘el resto del mundo’ se va a adaptar a sus necesidades. Al menos no de la noche a la mañana.

El compromiso que planteas, preparar tu también algo de comida y llevarla para compartir con los demás, me parece bastante razonable. Aunque igual me imagino que dependiendo del tipo de reunión no siempre se puede aplicar.

@Rafel, muchas gracias también por tus dos comentarios y anécdotas. Sobre el punto que señalas primero, tienes toda la razón, y no lo había pensado del todo. ¿Quizá ser un buen vegetariano en el centro de Europa puede ser más caro y menos sustentable? Me encantaría saber si hay números o información al respecto, y como siempre estoy pendiente de tu blog para ver lo que por allá nos comentes.

@Ruslán, en efecto, cada quien decide. :P Y gracias por el comentario, el texto lo había escrito en un editor sin corrector (se que no es justificación, pero si pretexto). Anyway, ya le pasé el corrector y espero que el artículo tenga ahora menos errores. :P

@Areli, gracias por tu comentario también, igual ando pendiente de tu blog para que nos comentes por allá lo que encontraste investigando, los resultados de tu ‘experimentación’, y en general tu opinión al respecto.

Saludos a todos!

RespuestasVeganas.Org dijo...

La característica moralmente relevante es la sintiencia.

"La característica moralmente relevante para respetar la vida de alguien no es la sintiencia"

Dices: "¿Es inmoral ejercer actos de violencia contra una persona? ¿Es inmoral ejercer actos de violencia contra una vaca? ¿Contra un pollo? ¿Contra un pescado? ¿Un huevo? ¿Un insecto? ¿Un molusco? ¿Una planta? ¿Un hongo? ¿Una bacteria? ¿Un virus? Diferentes personas llegarán a diferentes conclusiones, en diferentes circunstancias, y “pintarán su raya” en diferentes puntos de la escala."

La palabra 'persona' es un concepto jurídico, no biológico; somos homo sapiens o como le gusta decir a la iglesia "humanos". Las empresas también son personas ( http://www.youtube.com/watch?v=QtEPuyOn6Rs ), y los animales de otras especies también pueden serlo si se les dan derechos.

Los homo sapiens o "humanos", las vacas, los pollos, los peces, los huevos no fecundados y los huevos fecundados que aún no contienen un ser sintiente, los insectos y los moluscos sienten porque tienen mente, por lo cual merecen respeto moral porque son alguien y no algo.

Argumento: "Los animales de otras especies son diferentes a nosotros, por esta razón podemos explotarlos y matarlos para nuestro beneficio"

Las plantas, los hongos, las bacterias y los virus no sienten porque carecen de mente, por lo cual no merecen respeto moral como si fueran alguien.

Argumento: "Las plantas también sienten, sufren, etc"

Saludos,
David.

RespuestasVeganas.Org dijo...

Rafaél Peñaloza dice: "Sin embargo, la carne viene (en su mayoria) de las granjas sajonas, o en su defecto de otras partes de Alemania. Definitivamente, un avion que transporta todas esas frutas a traves de los oceanos contamina mucho mas que las furgonetas que viajan por sajonia llevando la carne y pollos que me como."

Partiendo de que el especismo es una discriminación arbitraria, se te olvida mencionar que a los animales que hay en las granjas también hay que alimentarlos con vegetales, con muchos más vegetales que los que come el mismo número de homo sapiens, y que esos vegetales vienen de los cultivos de soja de otros contienentes en los cuales se está deforestando para poder producirlos.

Aquí tienes más información sobre este tema:

Argumento: "El veganismo no es más respetuoso con la Naturaleza"

Saludos,
David.

juan antonio dijo...

Saludos David, y disculpa la demora en contestar.

A tu primer comentario, la respuesta es: sí. Ese era mi punto. Diferentes personas definen qué es y qué no es algo que consideran como correcto el ingerir como alimento. Tú, como vegano, tienes una definición muy particular (si puede "sentir" no me lo como); sin embargo, parafraseando lo que digo en mi artículo: “diferentes personas pintaran su raya en diferentes puntos de la escala”.

Y sobre el comentario que le haces a Rafael, uhm, creo que él no estaba dando argumentos a favor/en contra de ser o no vegetariano o vegano. Su argumento era encontra de mi afirmación que ser vegetariano podría ser más sustentable. (El artículo al que apuntas dice que quizá no, y que como vegano no te importa, sin embargo ese no era el punto a discutir).

Marco dijo...

Hola Juan. Pense lo mismo en esto de reducir el consumo de carne. Pero optar por comer pollo no es una solucion, estos son los animales mas maltratados, igual que las gallinas que ponen huevos, es increible. Ser vegetariano no solo radica en no comer carne si no ademas derivados de animales por los cuales estos puedan sufrir e increiblemente los huevos y la leche son algunos de ellos, el maltrato de estos pobres animales es increible. Pero y ahora que? Tengo 27 años de vida, con una fuerte costumbre a consumir carnes y derivados de animales; ademas de un fuerte ritmo de vida y en mi vida me vi orientado a cocinar con estos alimentos. Transformarse en vegetariano requerira de mucho tiempo, que por lo general no disponemos, y consumir lo que hoy todavia como es casi una adiccion. Se que las razones morales son importantes y fuertes en este caso, yo particularmente amo a los animales y me duele ver esto. COmo tu intentare reducir esta dieta que le hace daño a tantos seres inocentes. Definitivamente la sociedad es un asco y nos ciega a todos, todavia si esa clase de trabajo se hiciera de una manera digna, pero que quieres que te diga si por ahi matar toros y elefantes es un deporte que HASTA UN REY practica. Espero poder cambiar yo, se que nos era facil y tal vez mañana olvide esto que escribo hoy. Pero creo que la mejor forma es intentar con uno mismo y, en mi caso, estar bien informado para cuando tenga un hijo enseñarle la importancia de esto y criarlo de una forma en que estos alimentos no formen parte de su dieta diaria y explicandole el por que y por supuesto este muy bien nutrido. Una persona sin ese vicio ( consumo de carnes y derivados de animales) creo que es el mejor comienzo.