lunes, 27 de abril de 2009

Influenza (gripe) porcina

México está sufriendo en estos momentos de una epidemia de influenza (gripe) porcina. Sin embargo, al parecer, lo más está afectando al país en estos momentos, es una ola de desinformación y de pánico entre la gente. El objetivo de este post, es tratar de brindar una visión objetiva de lo que en realidad está pasando, mostrar los hechos reales de la epidemia, y tratar de aclarar muchas de las dudas y mitos que han surgido en torno a esta epidemia.

Hechos.

La influenza, o simplemente conocida como gripe, es una enfermedad causada por virus. Año con año el virus ocasiona epidemias que afectan a la población principalmente en las temporadas de frío. [1] En México, el punto más alto de la epidemia es en Diciembre, y va terminando normalmente en Marzo. Mundialmente, el virus afecta cada año hasta a 10 000 000 personas, de las cuales entre 250 000 y 500 000 llegan a morir por complicaciones de la enfermedad. [2] [3] Estos son los datos en situaciones normales.

Este año, sin embargo, la epidemia se prolongó un poco más, y se siguieron registrando volúmenes más o menos altos (contra lo esperado) de influenza durante Marzo y Abril. Inicialmente el gobierno de México pensó que simplemente se trataba de eso, que la temporada de la epidemia había durado un poco más. El 18 de Abril, se enviaron muestras al Centro de Control y Prevención de Enfermedades en Estados Unidos, quienes determinaron que se trataban de casos de influenza porcina, una variedad de influenza. [4]

La influenza porcina no es una enfermedad nueva o desconocida. La influenza, como parte natural del ciclo de evolución del virus, tiende a mutar con el tiempo. En 1918 (antes de que contáramos con medicina moderna y antivirales) una pandemia de influenza terminó con un tercio de la población en Europa. [5]

La variante actual de la influenza porcina, se puede tratar como cualquier otra gripe. Las recomendaciones para prevenir el contagio son: cubrirse la nariz y boca con un pañuelo al estornudar, y tirar el pañuelo; lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón. Quienes tengan síntomas del virus, se pueden reponer guardando reposo; evitando ir a trabajar o la escuela para no contagiar el virus. [6] Para casos que comiencen a presentar síntomas más severos, existen por lo menos dos medicamentos para tratar la enfermedad [7]. En caso necesario lo mejor es consultar al médico.

Hasta el lunes 27 de Abril, sólo se han confirmado 22 casos fatales de personas que han contraído el virus en México. [8] Algunos medios están dando, incorrectamente, la cifra de hasta 149 muertes por el virus [9]. Estos son, sin embargo, el número de casos probables, que se tienen aún que confirmar. [10] En Estados unidos hay 40 casos confirmados, pero ninguno fallecido. [11] Recientemente se confirmaron casos, por lo pronto aislados, en Canada, España e Inglaterra. [12] Noten que, aún si todos los casos ‘sospechosos’ fueran confirmados, el efecto de este virus es aún mucho menor que el número de personas que normalmente mueren por complicaciones de influenza.

Como medida de control, y para evitar el contagio del virus de una persona a otra, el gobierno de México está sugiriendo evitar ir a lugares concurridos. Particularmente, las clases serán suspendidas en todas las escuelas del país hasta el próximo día 6 de Mayo. [13]

Recientemente, la alerta sobre virus en México se ha levantado al nivel 4. [14] Esto significa, simplemente, que el virus se puede transmitir de persona a persona, y es capaz de causar brotes a nivel comunitario. [15]

La cobertura en los medios.

Aunque muchos medios han tratado de ser más o menos responsables en el momento de dar las noticias. No faltan quienes aprovechan el momento para causar alarmismo y sensacionalismo. Esto, desafortunadamente causa pánico y desinformación entre la gente. En general hay que tener precaución y cautela, pero no hay que entregarnos tan poco a la alarma, ni propagar información falsa o imprecisa. Lo mejor, por el momento, es guardar la calma, y estar al pendientes, con una mentalidad crítica, de las noticias y sucesos que se vayan reportando en los medios.

12 comentarios:

Dragonfly dijo...

Hola Juan! en efecto acá se ha hecho todo un festin amarillista al respecto, la verdad es muy incomodo ver a los amigos y los familiares totalmente apanicados con esta situación, ha sido de mucha utilidad la información que nos proporcionas y me he tomado la libertad de mandarle este post a mi hermana que ya estaba bastante alarmada!!!

Thanks again

Un beso

Hekanibru dijo...

Nos agriparon como puercos!!!

Rouge dijo...

¿Pero sabes que he estado pensando? Que si no hubieran inyectado la nota de pánico en el mensaje, a todos los mexicanos, como casi todas las cosas, nos hubiera valido una y dos con sal.

¡Que campaña de prevención tan exitosa! ¿No lo crees? (jeje)

Darth Tradd dijo...

Excelente post, Juan. Muy buena investigación y myth debunking. ¡Saludos!

@Héctor. ¿Y mis cincuenta mil pesos, qué?

juan antonio dijo...

Dragonfly, gracias por el comentario, en efecto creo que en este momento más que la epidemia del virus, hay que contener el contagio del pánico. Ojalá que esta información sirva para tranquilizar un poco a tu hermana.

Heka, que gracioso, haciendo chistesitos, en estos momentos de seriedad, ni la cámara te puede apagar.

Rouge, la verdad es que no coincido para nada con esa forma de pensar. A mi me encantaría pensar que si los medios dieran las noticias de una manera más responsable, las personas también actuarían de manera acorde. Pero, posiblemente, eso también es un sueño guajiro mio.

Además el negocio de los medios no está en informar a la gente, sino en mostrarles anuncios. Y la alarma causa más atención que historias aburridas "reales".

DTradd, Igual gracias por el comment. Me hubiera gustado pulir un poco más el texto antes de publicarlo, pero tampoco quería que fuera publicado (como acostumbro) un mes después de que hubiera sido relevante.

Saludos!

Linda dijo...

Muy buen post! y sí, siempre hay que estar informados.

Valdo dijo...

La verdad gracias por ponerlo todo en un solo lugar. Es tremenda la informacion contradictoria que dan los medios.

Lord Eggs dijo...

Me adhiero. La desinformación clásica de las temporadas de pocas noticias, aunada al hecho de que los reporteros que cubren la nota no son especializados en noticias de ciencia y salud, han llevado las cosas a proporciones escalofriantes. Pero siempre podría ser peor. Yo he seguido las notas que proporcionan los servicios noticiosos quebequenses y según lo que he leído, en cualquier momento los zombies comenzarán a levantarse en México.

Hugo dijo...

Buen post, muy objetivo, pero demasiado. Te estas dejando llevar por la información que proporcionan los medios (el número de casos). Y luego vas en contra de la información. A lo mejor son más los casos posibles y confirmados y lo están ocultando. Por ejemplo, en Puebla se dice que no hay, pero se "rumora" (rumor del tipo: tengo un familiar en el hospital tal que dice) que ya hay dos muertes por esto en Puebla. También hay rumores de 30000 casos en el DF. Tal vez no es cierto, pero quién te dice que no?

juan antonio dijo...

Lord Eggs, gracias por tu comentario. Coincido bastante con tu forma de pensar. Venía ya preparando de hecho un post, respecto al papel de los medios al reportar notas de ciencia y de salud en general. Y entonces nos cayó esta noticia de la epidemia. Espero cuando se tranquilicen las cosas escribir con más detalle aquel post que había planeado.

Hugo, es cierto que hay un conflicto complicado, por un lado los medios de comunicación no son muy dignos de confiar, y por otro son prácticamente todo el acceso que tenemos a la información. Definitivamente hay que tomar en cuenta esto cuando evaluamos la información que leemos.

Y con los rumores, con esos siempre hay que tener el triple de cuidado. Publicar mentiras en un medio de comunicación cuestan dinero y prestigio cuando son detectadas. Pero publicar rumores no cuestan nada. Y aún, cuando no haya mala fe, podemos solo estar jugando al teléfono descompuesto.

‘¿Quién te dice que no?’ tampoco es un argumento válido para sostener una hipótesis.

J.P. dijo...

Hola Juan: Pues solo para comentar que en efecto, en principio las noticias fueron bastante alarmistas y confieso que yo mismo fuí presa del miedo, pues los primeros días no tuve chance de leer-ver-escuchar noticias. Sin embargo al paso de los días, se han hecho públicas las conferencias de prensa de los secretarios de salud (DF y nacional). Ellos han sido, a mi juicio, muy precisos. En lo personal, esto me quitó la preocupación inicial, aun que debo decir que los reporteros que asisten a las conferencias de prensa han hecho MUCHAS PREGUNTAS TONTAS, dejando al descubierto su total ignorancia (¿pues qué no fueron a la prepa?) y "tratando de agarrar en la mentira a los secretarios". Como paréntesis debo decir que el tener acceso a internet y televisión por cable permite ver un panorama más completo, lamentablemente no todo el mundo tiene el mismo acceso y de los que lo tenemos, pocos nos preocupamos por leer y escribir comentarios como estos. En resumen, creo que los medios son responsables de no dar la información como se debe (cualquier cosa que ello signifique), pero nosotros también somos responsables por ser críticos y buscar los hechos, (pero no los del 13) en varias fuentes. Por otro lado, creo que los, cada vez más comunes comentarios como "yo para qué entro a biología si soy artista" o "¿a mi de qué me sirve la clase de cálculo" en la prepa, son totalmente inaceptables, pues el conocimiento básico de las materias que se deberían aprender en la prepa nos vacuna contra la idiotez (como la de los reporteros que mencionaba). Creo que estos son sueños guajiros e ideas de un soñador para añadir a la larga lista de sueños que tenemos... Saludos mi querido Juan

juan antonio dijo...

Pablo, totalmente de acuerdo contigo. Me parece que, en efecto, una buena cantidad de los problemas del mundo se resolverían con más y mejor educación. Y ni siquiera es cosas de atiborrar a los estudiantes con conocimientos (de áreas que quizá ni les interesan o les importan), sino simplemente de inculcar desde pequeños una mentalidad crítica, lo que es el método científico, y lo relevante que es en la vida diaria de todos. Pero bueno, aquí hablando otro declarado soñador y optimista.