domingo, 18 de mayo de 2008

Como construir una cocina en 25 sencillos pasos

Finalmente terminé de armar e instalar mi cocina. Debo decir que fue una experiencia interesante y divertida. Al final creo que no fue tan complicado como lo esperaba, pero igual cosas que esperaba fueran sencillas resultaron ser un poco difíciles. Así que, para transmitir mi recién ganada experiencia a quienes quieran emprender una tarea similar, he aquí una descripción paso a paso de como se construye e instala una cocina.

  1. Diseña tu cocina. Es importante medir el espacio que tienes disponible para planear qué muebles armar y donde ponerlos. Ikea tiene un planeador de cocinas que te puede ayudar con esta tarea. Sin embargo, si no tienes Windows, no pierdas el tiempo descargando el software e intentando hacerlo correr con emuladores, es inútil.
  2. Compra las partes que necesites para armar tu cocina. Aunque ir al bosque y cortar tu propia madera podría parecer una alternativa interesante, la tarea será mucho más sencilla si empiezas con partes ya diseñadas para armar una cocina. De nuevo Ikea, mientras no les pidas crédito, te puede ayudar con ésto.
  3. Transporta las piezas hasta tu departamento. Llevando las piezas tú mismo logras ahorrar en costos de envío. Una camioneta prestada de tu lugar de trabajo funciona muy bien para realizar tal actividad. Un amigo alemán que te ayude como intérprete y también a cargar las cosas puede ser de gran utilidad, consigue uno.
  4. Consigue las herramientas necesarias. Además de desarmadores, llaves, etc, necesitarás también taladro y sierra. Un compañero del trabajo que haya instalado antes su cocina te puede ayudar con eso.
  5. Conecta el refrigerador. Después de colocar el refrigerador en el lugar de tu elección, conectalo a la energía eléctrica. ¡Listo! ¡Tu primer aparato de la cocina ya está funcionando! Inmediatamente procede a llenarlo con cervezas.
  6. Comienza por armar los módulos. Los muebles de la cocina vienen normalmente separados por módulos, e.g.: uno para el fregadero, una cajonera, uno para la estufa, otro para mesa de trabajo. Los módulos se pueden ir armando fácilmente uniendo las tablas provistas por Ikea y siguiendo las instrucciones.
  7. Haz hoyos. Una vez armados los módulos tienes que comenzar a hacerles hoyos para los tubos de agua, el desague y el contacto electrico que quedaría oculto detras de los muebles. Taladro con un anillo para hacer hoyos grandes y sierra son apropiados para ésto. Mide con cuidado para que los hoyos queden en el lugar adecuado.
  8. Descubre que uno de los hoyos no quedó en el lugar adecuado. Pero no te preocupes demasiado, es el hoyo que va en la parte de atrás, así que no se notará demasiado. Has de nuevo el hoyo y, ahora sí, ¡mide bien!
  9. Haz más hoyos. Tienes que hacer otros hoyos más pequeños para las manijas en puertas y cajones. Mide con cuidado y dibuja con lapiz el lugar donde deve de ir cada hoyo. Una vez hecho esto comienza a atornillar las manijas en su lugar. Descubre que uno de los hoyos está 10cm más lejos de donde llega la manija. No, no hiciste el hoyo tan mal, compraste la manija del tamaño incorrecto.
  10. Has los huecos en la mesa de trabajo. Ikea te vende la mesa de trabajo (lo que cubre la parte de arriba de los módulos), como una sóla pieza grande. Tu tienes que hacer los hoyos para el fregadero y para las parrillas de la estufa. Esta parte es divertida, más cuando cantas Amorcito Corazón al son de Pedro Infante mientras le das a la madera con la sierra.
  11. Conecta la estufa eléctrica. La estufa electrica, como requiere de más potencia de lo que hay en los contactos normales, se tiene que conectar directamente a las lineas de la electricidad. El contacto tiene 5 entradas, que tienes que conectar una a una con el panel en la parte posterior de la estufa. Normalmente los cables vienen codificados por color, pero como en tu instalación eléctrica vienen mal los colores, tendrás que identificarlos tu mismo.
  12. Identifica los cables. De los 5 cables 3 son las lineas con corriente, uno es neutral y otro es la tierra. Con ayuda de un multímetro puedes indentificar cual es cual. Compra un multímetro, y trata de leer el manual para descubrir en cuales de los 3 orificios se deben de conectar las 2 puntas para medir. Si no logras entender el manual, no importa, toma las puntas y conéctalas donde mejor te paresca.
  13. Descubre que has causado un corto. Ésto será obvio por las chispas saliendo del contacto cuando trates de poner el multímetro, y por la falta de luz en el departamento. Baja y sube los breaks para tratar de remediar la situación. Las luces estarán de vuelta, disfruta de unos segundos de calma. Siente el flujo de adrenalina cuando escuchas a una de tus amigas decir: “Juan, ¿Por qué no prende la tele?”. Prueba todos los aparatos y todos tus contactos. Descubre que lo que ha pasado es que una de las lineas no esta funcionando, mueve todos los aparatos eléctricos a las otras líneas que si funcionan. Retoma la tranquilidad cuando por fin ves que tu tele si enciende y funciona perfectamente.
  14. Llama al electricista. El break que se botó está en otra parte del edificio a la que sólo un electricista profesional puede tener acceso. Llama al electricista para que baje y suba el break adecuado. De paso aprovecha para que el electricista termine de conectar tu estufa.
  15. Haz algo interesante. Si después de terminar de armar tu cocina decides publicar una lista de XX pasos para construir una cocina, es posible que al final el número de pasos no sea un número cerrado. Si eso ocurre inventa y agrega pasos arbitrarios en medio de la lista.
  16. Termina de fijar la cocina en su lugar. Una ves conectada la estufa, puedes ya fijar todos los módulos entre si, y contra la mesa de trabajo. El fregadero y las parrillas de la estufa se pueden colocar y fijar también en su lugar.
  17. Haz otro hoyo. Ahora necesitas hacer un hoyo sobre el metal del fregadero en el lugar donde va la llave del agua. Por alguna razón, este hoyo tampoco viene hecho. Usa el taladro y uno de los anillos para hacer hoyos grandes. Pasa horas y horas, distribuidas a lo largo de dos semanas, pegado con el taladro junto al metal, viendo como apenas se empieza a marcar el lugar donde quieres hacer el hoyo.
  18. Consigue un taladro más potente. Una posible explicación de porque no puedes hacer el hoyo en el metal es porque tu taladro no es lo suficientemente potente. Consigue uno que puedas conectar a la pared, y mira con asombro como incluso saca chispas cuando el anillo raspa contra el metal. Después de media hora de usar el nuevo taladro descubre, con un poco de frustración, que sigues sin poder hacer el hoyo, y que te has terminado la sierra del anillo.
  19. Compra un nuevo anillo. Ve a la tienda de herramientas y busca entre las brocas un anillo para cortar metal. Debes de poner cara de extrema confusión mientras buscas entre las brocas. Esto es muy pero muy importante, podrías pasar años sin terminar de armar tu cocina de no tener la expresión facial correcta. Si tu acto es convincente, pronto tendrás a un empleado de la tienda ayudándote e informándote que lo que necesitas para hacer el hoyo en el fregadero no es un anillo, ni siquiera un taladro, lo que necesitas es un Knockout Hole Punch, que tampoco tienes que comprar, pues la tienda de herramientas los renta.
  20. Ahora si, has el hoyo. Pon el puncher en su lugar. Dale vueltas a la tuerca. Listo.
  21. Instala las conexiones para el agua. Lo que sigue es ya más sencillo, conecta la llave a las tuberias con el agua, y el desague del lavabo también al tubo apropiado. Prueba que todo funcione adecuadamente, asegurate de que no haya fugas de agua. Todo parece estar en orden. :-)
  22. Realiza los acabados. Funcionalmente tu cocina ya está lista, lo único restante son algunos acabados, cortar y poner unas tablas para poner en el suelo y que cubren las patas de los muebles.
  23. Descubre que te sobraron piezas. Por alguna razón Ikea te vendió dos tablas y un juego de patas extras. Y ni hablar de los dos enormes bloques de madera que tuviste que quitar de la mesa de trabajo. Pagaste (y cargaste!) una enorme tabla de madera de la cual al final como el 40% es desperdicio.
  24. Regresa a Ikea. Puedes ir de nuevo a ikea para regresar las partes extras que no necesitaste, descubre con alegría que te las aceptan y regresan el dinero sin hacer muchas preguntas! Aprovecha también la vuelta para comprar la manija correcta para la puerta, así como trastes y cubiertos para estrenar en tu nueva cocina.
  25. ¡Listo! Tu nueva cocina está lista para preparar alimentos, una lasagna puede ser una muy buena elección para ignaugurar. Gracias Ale ;-)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Vc é muito engraçado viu! Adorei, alem de rir muito.
Beijão!!

Linda dijo...

Toritoooo!!!
jajajaja
te quedo muy chida la cocina. Menos mal. Ya tienes iphone y cocina :P
Saludos!

Goico dijo...

Hola muy buena tu experiencia y estoy apunto de intentarlo como tu, me gustaria que me dijeras cuanto te costo todo en realizar tu cocina en materiales, tiempo dedicado, dias trabajados, herramientas. y cuales muebles me recomiendas de IKEA

juan antonio dijo...

Goico, mm.. pues ya tiene unos años, y mi memoria no me funciona siempre bien.. de costo fueron entre unos 1500 ~ 2000 EUR (en Alemania) con todo y electrodomésticos, el tiempo dedicado estuve yo creo unos dos fines de semana completos, más algunas horas extras cada día por las tardes.. y de los muebles lo mejor es buscarte un catálogo, ahí puedes a gusto escoger los que más te gusten, checar los precios, etc.

Saludos y mucha suerte!